lunes, 24 de mayo de 2010

Cosas que alegran mi vida





El sol. La luna. Rayuela. Un amanecer improvisado. Cenar con mis amigos. Reirme. Pensar que todo tiene un porqué. Sumar casualidades. Sorprenderme. No creer en la casualidad. Abrir un libro. El helado de chocolate con cookies. Dudar. Milan Kundera. La levedad. Imaginar que piensa en mí. Pensar en él. Convencerme de que aparecerá. Que aparezca. Escribir. Un viaje pendiente a Mauritania. El ibuprofeno. Un masaje. Silvio Rodríguez. Las miradas cómplices. La risa. Su sonrisa. La mía. Monstruos S.A. Elvis. Sam Peckinpah. Llegar un poco tarde y ver que no pasa nada. Despertarme a su lado. El verbo sentir. Las lilas. Que me empape la lluvia. Que no se me rompan las medias. Comer moras. Ponerme morada. Enamorarme. Cinema Paradiso. El cine. Tú. Una caricia. Mil caricias. Acariciarle. Mis hijos. Un cuento. Las nubes. La Latina. Chueca. Lavapiés. Recoger las aceitunas de mi olivo. El té muy frío. Las castañas asadas. Borges. Dejar para mañana lo que no quiero hacer hoy. Los ciento volando en libertad. Praga. El Unicornio Azul. Asomarme a la ventana. El silencio. Una noche de tormenta. Una reconciliación. Decir no. Decir sí. Decir lo que me apetece. Las metáforas. Jugar. El día menos pensado. La huída. Steve Mcqueen. Frida Kahlo. Chavela. Tomar el sol. El mar. La complicidad. Los guiños. El próximo 3 de mayo. La medianoche. La noche entera. El punto y seguido. Los puntos suspensivos. La música. Las palabras esdrújulas. Miguel Hernández. Las camisetas blancas. Cien años de soledad. Mi soledad. Su compañía. Una tarde de verano. Otra de invierno. Un comentario amable. Los ojos que sí ven, y los que no. Los corazones que sienten. Verme guapa. Regalar. Los besos que no he dado. Y los que sí. La cuerda floja. La misma piedra. Aprender. Tropezar. Caerme.Levantarme. Desaprender. Unos pendientes. Los pantalones vaqueros. El algodón de azúcar. Aquellas pequeñas cosas. Que amanezca más temprano. Una estrella fugaz. Una chimenea. Ayer. Hoy. Mañana. París. Escuchar. No saber qué decir. Decir "te quiero". Un escalofrío agradable. Mi perro. If you were a sailboat. El caballero de la armadura oxidada. Los caballeros sin armaduras. El respeto. Pasear por el campo. Los indios. Las pocas palabras y los buenos entendedores. Escalar y no caerme. Un parque de atracciones. Andar descalza. Mi flequillo. Las apariencias que no engañan. Las cuatro y diez. Los relojes. Recibir un e-mail inesperado que me haga sonreir. La seducción. Leer. Leerte. Jugar a cambiar el mundo. Las mariposas. Conducir. El río donde nadé cuando me perdí. Perderme. Que me encuentre. Las cosas que merecen la pena. Hacer listas de este tipo y añadir mil cosas nuevas. Lo que falta por hacer. Lo que ya está hecho. No pensar más de lo necesario. Llorar viendo una peli. Reirme viendo otra. Saber que no soy nada y aún así, sentirme útil. Quererme. Querer. Incluso amar.


Y por encima de todo, saber que vivir merece la pena.


5 comentarios:

  1. "El caballero de la armadura oxidada" de Robert Fisher, otra cosa en común que nos alegra la vida.

    ResponderEliminar
  2. Un día de nugalla, je, je.

    je, je

    ResponderEliminar